Grab the RSS feed

Transmisión hermana: Entre Matacos y Diaguitas


Imagen del patio del Indio Froilán.


A la sombra del vino
se quemara sus huesos
cuando algún dios del bosque
haga astillas el viento...

Cuando alguna guitarra
con oídos atentos
devuelva en chacareras
los ritmos del silencio...

Entonces el olvido
se quedara muy lejos
porque aunque viejo y pobre
volverá con los tiempos...

Serás otra vez guitarra
tal vez bombo leguero
cuando la muerte vive
en los brazos del recuerdo


Reflexión en la bitácora de memoria colectiva: Alfonso "Pocho" Nassif
Alfonso Nassif (1932). Poeta y escritor. Nació en Icaño (Santiago del Estero). Creador y coordinador de talleres literarios desde mediados de los años 70. Colaboró en el diario "El Liberal" de su provincia y en distintas revistas literarias del país: "Polen" (Catamarca), "Cartón de Poesía" (Tucumán), etcétera. Fue presidente de la SADE -sección local- y es fundador del Centro Bandeño de Investigación y Letras (CEBIL). El paisaje de su lugar y la gente que lo habita son los temas más fuertes que hacen a la identidad de su poesía. "La ciudad en los ojos", es el título de uno de sus libros.

Mañana acompañame por Radio Cero, de 11 a 12.30 en un Transmisión Huaucke a puro folclore. Si quieren me pueden dejar pedidos en los comentarios

Y como todo tiene que ver con todo, dijo Pancho Ibañez, le dedico a mi prima La Claudia este videito: "Mataco Díaz" El Chaqueño Palavecino

¿Y porque le dedico esta canción?. No es por que le guste el Chaqueño, nada que ver. Es una anécdota que la tiene como protagonista junto a los matacos.

Pero primero voy a contar quienes son los matacos. Es la población aborigen Wichi que antiguamente habitaban las zonas occidentales del Chaco Central y Austral, en la margen izquierda del río Bermejo. Después se fueron desplazando hacia el norte del Bermejo y hacia el sureste de la región Chaqueña .
Actualmente existen además asentamientos en el oeste de las provincias argentinas de Formosa, Chaco y en el extremo noroeste de Santiago del Estero.

Los quechuas les dieron el nombre peyorativo de matacos, nombre con el cual han sido vulgarmente llamados hasta fines del siglo XX (mataco es el nombre de una especie de armadillo, común en la región).

Ahora voy a la anécdota. Hace un par de años Claudia, viajó con una colega (ella es profesora de inglés) a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a participar de un curso. Llegó a la terminal de Ómnibus de Retiro con su amiga, y su equipaje a cuestas.
Cuando tenía que bajar por la escalera mecánica tuvo la mala suerte de no embocar la valija en el escalón, causándole un terrible golpe a un elegante joven de traje que se encontraba adelante de ella.
En versión santiagueña sería: "la Claudia lo a garroneado al chango con la valija".
Entonces el joven, delicadamente se da vuelta la mira a los ojos y le dice: - AYY ESTOS MATACOS!!!

La Dueña en brazos de la prima Claudia.

A lo que yo le diría: - bueno si, pero en Santiago del Estero la mayoría somos DIAGUITAS.

Los Diaguitas los dejo para otro post.

5 comentarios:

  • Jorge S. King dijo...

    Saludos a Don Alfonso, he tenido le honor de conocerlo en los eventos organizados por los editores de la revista "El punto y la coma".
    La foto del Patio de Froilán está muy buena, si parece sentirse la música y el calor del momento.
    Saludos Vecina

    La Dueña dijo...

    Te felicito por conocer a Don Nassif! Gracias como siempre por tu visita.
    Saludos

    Claude dijo...

    El poema es muy bello. Lo recité tres o cuatro veces hasta agarrarle el ritmo y pude pronunciarlo con propiedad.

    La Dueña dijo...

    Si hermoso.
    Saludos

    Ki dijo...

    Hay alguna manera de escucharte x internet en radio Cero? :P


    Beso Dueña!

  •