Grab the RSS feed

Monarquía o república?

El congreso de Tucumán, no solo se reunió con el fin de declarar una independencia, varios fueron los temas que se trataron y no por eso menores. Un tema por el cual debatieron fue sobre la forma de gobierno.

La mayoría de los congresales estaban de acuerdo con una monarquía constitucional que era la forma de gobierno más aceptada en la Europa de la restauración. En el mundo solo quedaba en pie una república: los Estados Unidos de Norteamérica.
En la sesión de 6 de julio de 1816, Belgrano, que acaba de llegar de Europa tras su fallida misión, propuso antes los congresales de Tucumán que, en vez de buscar una príncipe europeo o volver a estar bajo la autorida española, se estableciera una monarquía moderada, encabezada por un príncipe inca.
Decía Manuel Belgrano:"Las naciones de Europa tratan de monarquizarlo todo. Considero que la forma de gobierono más conveniente a estas provincias es una monarquía, es la única forma de que las naciones europeas acepten nuestra independencia. Y se haría justicia si llamáramos a ocupar el trono a un representante de la casa de los incas".
Belgrano recibió el cálido apoyo de San Martín y de Guemes. La idea también entusiasmo a los diputados altoperunanos, que propusieron un reino con capital en Cuzco: se daba por descontado que esto aseguraría la adhesión de los indígenas a la causa revolucionaria.

Es curioso observar cómo califican muchos historiadores la idea belgraniana  del inca. Casi sin excepción se burlan de ella tildándola de exótica, No usan el mismo calificativo para los zares, el príncipe de Luca o los integrantes de la realeza europea, ellos sí exóticos, que trataron de coronar los directoriales. Resulta que el único exótico es el inca, y a tales efectos no deja de ser interesante la definición de la palabra según el diccionario de la Real Academia Española: "Exótico: extranjerom especialemnte si procede de un país lejano". Claro que para muchos escribas vernáculos siempre será más "exótico" un inca, un gaucho, un criollo o un "cabecita negra" que cualquier parásito de las monarquías trasatlánticas.

Para los porteños, la coronación del inca era inadmisible y "ridícula" . El diputado por Buenos Aires, Tomás de Anchorena (que apellido!!!) dijo que no aceptaría a un "monarca de las casta de los chocolates, a un rey en ojotas", y propuso la federalización de provincias a causa de las notables diferencias que había entre las distintas regiones.

Fray Justo Santa María de Oro hizo gala de su muñeca política y postuló que había que consultar a los pueblos de todo el territorio antes de tomar cualquier resolución sobre la forma de gobierno,, amenazado con retirarse de Congreso si no se procedía de ese modo. Las discusiones entre monárquicos y republicanos siguieron cada vez más acaloradas, sin que se llegara a ningún acuerdo.
Mientras tanto San Martín, que en ese momento era el gobernador de Cuyo, redactó esta carta al diputado por Cuyo, Tomás Godoy Cruz: "Hasta cuándo esperaremos declarar nuestra independencia?.¿No le parece a usted una cosa bien ridícula, acuñar moneda, tener el pabellón y cucarda nacional y por último hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos?¿Qué nos falta más decilo? Por otra parte, ¿qué relaciones podemos emprender, cuando estamos a pupilo?(...) Ánimo, que para los hombres de coraje se han hecho las empresas".
San Martín terminaba su carta expresando una duda que comenzaba a sonar cruel: "¿Los medios violentos a que es preciso recurrir para salvarnos tendrán o no los resultados que se proponen los buenos americanos?¿Sepodría realizar o no contrastando el egoísmo de los más pudiente?".


El 9 deJulio de 1816 a pedido del diputado por Jujuy, Sanchez de Bustamente se trató el "proyecto de deliberación sobre la independencia del país". Bajo la presidencia del sanjuanino Narciso Laprida, el secretario, Juan José Paso, preguntó a los congresales "si querían que las Provincias de la Unión fuesen libres de los reyes de España y si metrópoli" . Todos los diputados aprobaron por aclamación la propuesta de paso.

Pero todo no terminaba ahí.Existián  gestiones que involucraban a algunos congresales y al propio director supremo paera entrgar estas provincias independientes de España, al dominio de Portugal o Inglaterra. Por lo tanto el 19 de Julio uno del los diputados por Buenos Aires, Pedro Medrano, previendo la reacción furibunda de San Martín, señaló que antes de de pasar al ejercito el Acta de Independencia y la fórmula de juramente, se agregase, después de "sus sucesores y metrópoli", se agregase, de toda dominación extranjera.



El próximo post, continúo con el inefable ministro argentino en Río de Janeiro en Manuel José García.
(Vende Patria hubo y habrá siempre desde Manuel José García hasta Menen).

1 comentarios:

  • Anónimo dijo...

    holaa:)

  •